Explosión de plumas y alegría

La ciudad se llenó de fiesta y color en el primer gran desfile de comparsas y carrozas del Carnaval aguileño.

 

Águilas se puso este domingo sus mejores galas en el primer gran desfile de comparsas y carrozas, que presenciaron unas 12.000 personas, según la Federación de Peñas. El cortejo sorprendió a todos los asistentes, que pudieron disfrutar de coreografías conseguidas, vestidos espectaculares y, sobre todo, mucha fiesta. Porque las 37 peñas de la Federación demostraron, una edición más, por qué esta fiesta está declarada de Interés Turístico Internacional.

El desfile comenzó en la avenida Juan Carlos I, continuó por la calle Rey Carlos III y finalizó frente al ícaro, monumento dedicado al Carnaval. Pasadas las seis de la tarde, el Ballet Oficial de la Federación de Peñas saltó a la calle con mucha marcha. Con trajes verdes cortos y unas plumas superlativas en la cabeza, sus componentes movieron el esqueleto en perfecta sintonía con la música. Y el ambiente empezó a caldearse con las coreografías, que fueron el preludio de una tarde de Carnaval a lo grande.

 

Tatiana Pianelo, de la peña Toscana, cautivó al público con un vestido de diosa corto y deslumbrante adornado con muchas plumas naranjas. Pianelo, con su corona de reina, no paró de bailar y de levantar a la gente de sus asientos, y demostró una vez más por qué ella es la reina de la fiesta. Por su parte, Don Carnal, Alfredo Moreno, de Adamantium, se encarnó en Willy Fog con telas doradas, fucsias y cremas. Eso sí, su chistera fue de lo más comentado, además de su corte, que iba subida en unos gigantes candelabros con vestidos de época. La alegría continuó con las peñas infantiles, que sorprendieron con trajes coloridos y vistosos. Y mucho baile. De hecho, provocaron más de una sonrisa en los asistentes, que no podían creer cómo unas niñas tan jóvenes -unos 4 y 5 años- podían ir tan acopladas a la música.

El humor y la ironía también fueron dos ingredientes importantes en el desfile de este domingo. Los carnavaleros de La Rata Loca se disfrazaron de militares a las órdenes de Fidel Castro y del Che Guevara. Ellos mismos anunciaron por las calles que «Fidel ha venido del cielo porque alguien le ha dicho que es hermano de Paco Rabal. Su último deseo es vivir este Carnaval», explicaron los componentes. Los miembros de ‘Si No Salgo Reviento’ optaron por imitar a Jenniffer López, mientras que ‘Los mismos de siempre’ salieron a la calle disfrazados de guardias reales de Inglaterra. Eso sí, sorprendieron por momentos cuando se levantaron la parte de abajo del disfraz.

 

El humor llegó con la peña ‘No lo sé’, que hizo una crítica al festival de Eurovisión. Ellos, disfrazados del cuerpo de ballet de Rafael ‘El Amargado’, propusieron durante el cortejo que Carmen de Mairena representara a España. Y los componentes de La Chaveta pusieron uno de los momentos más irónicos de la tarde. Ellos se vistieron de viudas ‘alegres’ con abrigos negros. Cuando se acercaban a la gente, se abrían el abrigo y enseñaban la ropa interior (de mujer). «Nos hemos vestido así porque queremos hacer un homenaje a las peñas que van desapareciendo», explicó uno de ellos. Los más pequeños se lo pasaron en grande con ‘Los amantes del chichi’, que sacaron a las calles una carroza enorme con los miembros de ‘La patrulla canina’. Y los miembros de El Tangay transportaron a los vecinos y turistas a la edad de hielo con una carroza muy vistosa y sensacional.

La Mussona, Susana Lajarín, de Las Yayas, continuó asustando al público encarnada en un gigante saltamontes, mientras que Doña Cuaresma -Ana María Hernández- cerró el desfile de una tarde sorprendente en la que las 37 peñas, además de los trajes de papel, pusieron toda la carne en el asador para dejar feliz al gentío. Y lo consiguieron.

 

Fuente: La Verdad.