Los aullidos de la Mussona

La bestia, representada con un traje de esparto, pelo y hueso, con forma de hombre lobo, fue invocada por primera vez desde el interior del castillo

La lluvia amenazó durante todo el día, pero no evitó que se celebrara el tradicional rito de invocación a la Mussona, el personaje más mitológico, salvaje e indomable del Carnaval de Águilas, representado este año por Walter Ramón García, de la peña 'Los mismos de siempre'. Sobre las diez y media de la noche, las mussonas de años anteriores invocaron en el interior del Castillo a la bestia de 2016. Era la primera vez que este rito se celebraba dentro de la fortaleza. Acompañada por su séquito de siete acólitos, la Mussona salió encarnada en un mitológico hombre lobo. En ese momento comenzó un recorrido en el que este personaje consiguió amedrentar a todos los niños, quienes le cantaron en repetidas ocasiones 'Mussona na na'.

El traje que vistió Walter Ramón estaba hecho con esparto, pelo, hueso de cerdo, cabeza de cordero, cáscaras de nueces, semillas y vainas. Era de color negro, blanco y gris y estaba confeccionado en tres partes: el mono -para el cuerpo-, una espaldera con el lomo del bicho y una cola exuberante. «¡Qué cola más grande!», dijeron algunos niños, sorprendidos por el espectacular traje, cuya cabeza simulaba a la de un lobo rabioso.

Subido en una roca -era su medio de transporte-, la Mussona comenzó a descender por las estrechas calles asustando a multitud de personas que no quisieron perderse este emblemático acto. Incluso consiguió colgarse de las rejas de algunas casas para atemorizar a sus víctimas. Con mucha fiereza. Y entre gritos y fuertes aullidos, la gente corría.

La Mussona y su séquito llegaron hasta la Glorieta de la plaza de España, donde estaba previsto que se celebrara la última parte de este entretenido espectáculo. Allí esperaban las mussonas de otros años, además de la alcaldesa, Mari Carmen Moreno, y varios miembros de la Corporación municipal. La plaza estaba a reventar de gente para ver el final del acto.

El mitológico hombre lobo fue el protagonista de un espectáculo que dejó entusiasmados a los asistentes. El pesonaje se subió al escenario. Allí, luchó a vida o muerte contra su domador -la Mussona 2015, Ginés Parra-. Finalmente, el domador realizó la simulación de clavarle a la bestia un hacha de plata. Pero cuidado, porque la fiera estará por las calles de Águilas durante los próximos días para continuar metiendo miedo en el cuerpo a cualquiera que se le acerque.

La velada no acabó ahí. Al finalizar este acto comenzó la típica traca que da cada año la bienvenida al Carnaval aguileño. Y muchos prolongaron la noche hasta altas horas de la madrugada entre risas, alegría y ganas de fiesta. Porque ya ha comenzado la fiesta y el desenfreno, donde además la emoción se vive a cada momento.

Ocho mil plazas de tren

Por otra parte, Renfe anunció ayer que ofrece un total de 8.000 plazas de trenes de cercanías con motivo de la celebración del Carnaval. Debido a la elevada demanda que se produce para desplazarse a la localidad, se refuerza la oferta habitual de cercanías de la línea Murcia-Lorca-Águilas (en ambos sentidos) durante todo el fin de semana.

Además, este año hay dos nuevas circulaciones especiales entre Murcia y Águilas mañana sábado, a las 19.45 horas y a las 22.15 horas. Y el domingo se refuerza el servicio en el sentido Águilas-Murcia, con trenes especiales a las 5.38 horas, a las 7.48 horas y a las 20.08 horas.

Los trenes de cercanías se han convertido en destacados protagonistas a la hora de acceder hasta el centro de Águilas para seguir la fiesta más grande del municipio. En periodos festivos, los desplazamientos por motivos lúdicos y de ocio se incrementan hasta un 40%.

Fuente La verdad