Carlos Baute dió el pistoletazo de salida al Carnaval ensalzando su amor por Águilas.

El cantante Carlos Baute dio el pistoletazo de salida al Carnaval ensalzando su amor por Águilas.


La plaza de España estaba ayer a reventar de vecinos y turistas que no quisieron perderse la batalla entre Don Carnal y Doña Cuaresma

Ganas de fiesta, de marcha, de lío. Y pura felicidad. Los aguileños y turistas vivieron ayer una jornada por todo lo alto, en la que el pregón del cantante venezolano Carlos Baute dio el pistoletazo de salida al Carnaval Internacional de Águilas. Destacó, además, la batalla entre Don Carnal y Doña Cuaresma. Un acto que llenó por completo la plaza de España, en la que no cabía un alfiler y donde se respiró en todo momento un ambiente de lo más festivo.

La fiesta comenzó a primera hora de la tarde. Los bares estaban literalmente llenos de aguileños y turistas ataviados con sus disfraces. Todos tenían el ansia de disfrutar, pues el objetivo era no perder ni un minuto. Era la primera vez que muchos pisaban Águilas y deseaban por todos los medios conocer su fiesta más importante. Una tarde especial y fiestera que fue el preludio de una noche enigmática y carismática. Prueba de ello fue que los carnavaleros bailaron a ritmo de batucada, disfrutaron de la música en la calle e hicieron cantos de celebración por la llegada del Carnaval. Además, todas las peñas recorrieron la ciudad dándole color, alegría y marcha.

Pasadas las ocho y media de la tarde, el cantante venezolano llegó al Ayuntamiento, donde fue recibido por la alcaldesa, Mari Carmen Moreno. El salón de actos del Consistorio acogió la entrega de las Águilas Doradas, que fueron otorgadas al artista venezolano, a Radio Nacional de España y al presidente del Paso Blanco de Lorca, Lázaro Soto, nombrado Gran Maestre de la Cuerva 2016.

El tiempo corría y sobre las diez y media de la noche, Don Carnal -Javier Moreno, de la peña Los Mismos de Siempre- y Doña Cuaresma -Inmaculada Lorenzo, de la peña Nuevo Ritmo- accedieron cada uno por un lado a la plaza de España. Moreno lució un espectacular traje de color oro que simulaba al Dios León. El vestido tenía un tocado de latón tallado a mano y una cabeza de león con la formas de polígonos. Su corte iba ataviada como una tribu africana. Sin embargo, Lorenzo sorprendió al público con un traje fantasía de reina de corazones, de color granate, negro y dorado, con una falda superlativa que mostraba el dibujo de un corazón.

Con sus correspondientes cortes, los dos protagonistas empezaron a sacar los tradicionales cascarones -huevos llenos de confeti que cada año preparan en el Centro Ocupacional Urci. Las dos peñas se pararon, una frente a la otra, a las puertas del Ayuntamiento. Tras varias miradas fulminantes, comenzó un espectacular e intenso bombardeo de cascarones que llenó de pedazos de papel de todos los rincones de la céntrica plaza.

Después de una rotunda actuaciación del Ballet de la Federación de Peñas, y una vez que acabó la guerra, Don Carnal y Doña Cuaresma se subieron al escenario para comenzar una batalla dialéctica en la que ambos exprimieron sus personajes. Él recordó a Paco 'El Gigi', Don Carnal hace ya 20 años. Y ella mencionó que es la tercera Cuaresma que sale de Nuevo Ritmo. La juerga contra el ayuno. El júbilo contra el acatamiento. Y finalmente Doña Cuaresma concedió siete días de fiesta, locura y desenfreno.

Lo más esperado

El momento más esperado de la noche fue cuando el cantante Carlos Baute saludó a todo el mundo desde el balcón del Ayuntamiento al grito de «¿cómo están esas cuervas?». Y comenzó el pregón: «Soy nacido en Venezuela / hijo y nieto de español / agradezco que me inviten / a recitar este pregón... No es cuestión de improvisación / soy músico de profesión / soy carnavalero de corazón / y un aguileño en adopción», señaló Baute, entre aplausos y alegría. El cantante siguió: «Me voy a hacer un disfraz / con alas para volar / conocer desde aquí arriba / Águilas en carnaval». El artista se fue metiendo a la gente en el bolsillo y culminó el pregón que había escrito él mismo haciéndose un 'selfie' con la plaza a sus espaldas.

La Musa también levantó los aplausos de la gente: «Siento pasión por mi tierra, por mis venas corre sangre carnavalera / por eso quiero dedicarle mi reinado / a este pueblo maravilloso/que me ha visto crecer». Y con mucha emoción concluyó: «Por todo el amor que me dais / porque amo el Carnaval / como el Carnaval me ama a mí / viva el Carnaval de Águilas».

 

Fuente La verdad.es