Los aguileņos lo dieron todo en el Carnaval de la Noche

La Fiesta Grande de Águilas debe mucho al Carnaval de la noche. Lo que empezaron siendo unos cuantos mamarrachos casi irreconocibles, ha dado paso a toda una demostración de ingenio y arte viviente, disperso a cuentagotas por las calles del centro del municipio.

Es prácticamente imposible pensar en un disfraz tan original que no se haya visto nunca; por eso, cada año es más impactante salir la noche del sábado o del lunes y observar cómo se las han vuelto a ingeniar los carnavaleros para sorprender a aguileños y visitantes.
Los carnavaleros saben muy bien de qué va esta fiesta y un año más han dejado el pabellón bien alto, porque lo importante es la sorpresa. Lo especial es salir a la calle y sentir que la gente se ríe cuando te ve, que reconocen a tu personaje, que puedes dejar de ser tú durante una noche entera.
Hay numerosas comparsas de la noche que tienen un conocido hueco en el corazón de los aguileños. Y otras nuevas que cada año nos sorprenden. El Carnaval de la noche sigue estando vivo. Las máscaras y disfraces nocturnos están por encima de toda crisis, porque no se valoran por lo que cuestan, sino por la originalidad del diseño, por lo que evocan en los que lo ven.


Fuente: La actualidad.